Nerea Cenoz

¿Necesitas más ayuda?

¿Entrenamiento funcional?

Lo primero es explicar que es el entrenamiento funcional. Seguro que a la mayoría nos suena o hemos oído hablar de ello, pero quizás no sabemos realmente en que consiste. Olvidémonos de rutinas de gimnasio tediosas, impersonales y sin objetivos claros. Confía tus progresos en un tipo de entrenamiento eficaz e inteligente que ayude te ayude a alcanzar tus metas.

Pues bien, el entrenamiento funcional entiende la condición física y el ejercicio de forma global, en la que lo importante siempre será mejorar de forma progresiva e individualizada parámetros relacionados con nuestra condición física (fuerza, resistencia, velocidad y elasticidad). Así trabajaremos rangos articulares y movimientos más efectivos y con una

transferencia directa a una modalidad deportiva, a un objetivo concreto (perder peso, mejorar movilidad, a rehabilitar una lesión etc.

Olvidémonos de rutinas de gimnasio tediosas, monótonas y eternas. Este tipo de actividad consiste en un entrenamiento mucho más dinámico y divertido, donde no solo trabajas el componente físico sino que trata de mejorar tu autoestima y tu conocimiento de ti mismo y tus posibilidades.

En definitiva el entrenamiento funcional va dirigido a todos los públicos sin importar edad, sexo, nivel…El ejercicio está orientado a todas aquellas personas que hayan decidido cuidar su cuerpo y su salud.

¿Por qué elegir entrenamiento funcional?

Ayuda a perder peso

La alimentación a través de una dieta sana y equilibrada es la clave para perder peso, pero la ecuación perfecta siempre será dieta saludable + entrenamiento funcional. Así la perdida de grasa será progresiva y adecuada, y mejoraras tu nivel de condición física pudiendo disfrutar de actividades de tiempo libre y ocio que el exceso de peso y la baja condición física no te permitían. Aumentarás tu metabolismo favoreciendo la perdida de grasa y mejorando tu fuerza y resistencia.
 
Pero no solo es importante el factor pérdida de peso, sino algo mucho más importante es que mejoraras tu nivel de masa muscular y la pérdida será progresiva y fundamentalmente de grasa. Esto ayudará a que además no se produzca el famoso “efecto rebote” y recuperes esos kilos de más. Manteniendo una rutina de entrenamiento y dieta estabilizaras tu peso y mejoraras tu composición corporal.
 
Anímate, y empieza ya, mantenerte activo te ayudará a lograr tus objetivos. No pienses que no puedes. Nadie sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta.

Patologías y enfermedades

El entrenamiento funcional también favorece la mejora de patologías: (Alteraciones metabólicas, respiratorias, déficit de minerales y vitaminas, osteopatías, artritis, artrosis, enfermedades cardiovasculares). A través del entrenamiento podemos mejorar en todos estos diagnósticos y así también mejorar nuestra calidad de vida y nuestra salud.

Embarazos y post partos

El entrenamiento funcional también va encaminado a mujeres que están en un periodo de embarazo. Basta con tener en cuenta sus necesidades y las dificultades que conlleva el proceso (no sobrecargar la musculatura en periodos de lactancia, evitar actividades muy intensas ni que supongan impacto, que no suba la temperatura corporal de forma excesiva, trabajar el suelo pélvico y la zona abdominal-lumbar a través de hipropesivos y respiración etc.)
 
Teniendo en cuenta estos y otros factores conseguiremos mantenernos activas durante el embarazo y además favorecer el parto y la recuperación del mismo

Control postural

Las acciones del día a día, el estrés, gestos deportivos y patrones posturales incorrectos pueden derivar en desequilibrios musculares y descompensaciones. Introducir el entrenamiento funcional favorecerá la higiene postural y las descompensaciones musculares.
 
El entrenamiento funcional trabaja en cada sesión la elasticidad, la estabilidad, el equilibrio, la movilidad y el entrenamiento de fuerza. Esta combinación de disciplina otorga a tu cuerpo una estabilidad completa favoreciendo el fortalecimiento y la salud correcta.

Transferencia directa sobre modalidades deportivas

A través del entrenamiento deportivo no solo conseguirás mejorar tu salud sino que también mejorarás el rendimiento deportivo a través de la especificidad que permite la modalidad con una transferencia directa hacia cualquier disciplina deportiva. Y es que se trata de una actividad perfecta para el acondicionamiento gracias a sus ejercicios. El entrenamiento funcional mejora la relación entre el sistema nervioso y el musculo esquelético. De esta forma conseguiremos mejorar nuestra velocidad explosiva, de reacción, gestos técnicos de la disciplina deportiva y patrones de movimiento con mayor armonía y fuerza.

CORE y prevención de lesiones

El CORE (núcleo) ese gran admirado pero a veces desconocido. Nos referimos a la zona media, a la faja lumbar-abdominal que nos da estabilidad, equilibrio, fuerza y agilidad a nuestros movimientos. En el entrenamiento funcional siempre trabajarás el CORE de diversas maneras. A través de la estabilización en ejercicios globales que requieran de estabilidad de la zona media, de ejercicios isométricos o que incluyan movimientos con implicación de la faja lumbar abdominal, para trabajar desde diferentes planos y direcciones.
 
Además de corregir tu postura y ofrecer beneficios para el cuerpo, con el entrenamiento funcional también fortalecerás a través de la propiocepción (percepción neuromuscular de nuestros tendones, ligamentos y músculos). De esta forma consigas ser más fuerte y estable y así prevenir lesiones e incluso en el caso de lesionarte que la rehabilitación y la recuperación sea mucho más rápida. El hecho de imitar los movimientos del entrenamiento en el día a día, favorece el fortalecimiento de músculos y articulaciones propensos a sufrir algún tipo de lesión.

Socialización a través del ejercicio

Trabajar en grupo siempre será más ameno y así se entiende también el entrenamiento funcional, no solo como una modalidad de ejercicio sino también como un trabajo colectivo que favorece las relaciones interpersonales. Nos gusta ver como personas que acuden a una sala de entrenamiento estrechan lazos de compañerismo y se crea un vínculo de grupo que favorece de forma armónica a que se desempeñe el ejercicio con buen ánimo.
 
De esta forma afrontaremos retos tanto individuales como conjuntos, ya que puedes apoyarte en el compañero para colaborar en objetivos.

Para todas las edades

Otro de los enormes beneficios del entrenamiento funcional es que está dirigido a todos. Pueden practicarlo tanto niños como gente de la tercera edad, (por supuesto adaptándonos a sus necesidades y sus parámetros biológicos de desarrollo y movilidad).
 
Que mejor forma de entender la actividad física para la población infantil en esta sociedad actual, con los gravísimos problemas que hay de obesidad y sobrepeso que azotan a nuestros menores. Es el momento de que esto cambie y que ganemos la batalla del sedentarismo y podamos tener niñ@s mucho más sanos y felices.
 
Además el entrenamiento no exige ser extremadamente habilidoso ni tener un talento especial, todos podemos realizar este tipo de entrenamiento y adaptar variables de patrones posturales que no nos resulten óptimos para nuestro día a día. Así de esta forma un niño tendrá que disfrutar y ver el entrenamiento de una forma lúdica mientras mejora su condición física y un adulto podrá sentirse más fuerte y estable y tener mayor movilidad que favorezcan sus actividades.