Nerea Cenoz

Alimentación infantil

La alimentación es una de las cosas más importantes de nuestra vida desde que nacemos: “somos lo que comemos”. 

En la primera etapa de la vida no hay alimento mejor que la leche materna, que está provista de todo lo necesario para el ser humano tanto en cantidad como en calidad. Su composición irá variando en función de la evolución del bebé. 

Hasta los seis meses de vida lo mejor para el bebé es la lactancia materna, siempre que sea posible. Si no fuera así, hay gran variedad de marcas de lactancia artificial de muy buena calidad. 

A partir de este momento y hasta los 12 – 13 meses iremos introduciendo los nuevos alimentos en su dieta hasta tener una alimentación igual a la de los padres. El orden es algo variable y dependerá de cada bebé. 

Hemos de tener en cuenta que al niño le gusta imitar, por eso es esencial que coma con los padres y que éstos coman de una forma sana y equilibrada. Los niños deben investigar las nuevas texturas y sabores. 

También es muy importante preocuparse por la alimentación de nuestros hijos cuando les llevamos a comedores comunitarios y asegurarnos de que se trata de una dieta adecuada para ellos. Saber qué y cuánto han comido nos ayudará a complementar esa dieta con la de casa. 

Las mejores épocas para crear unos buenos hábitos alimenticios son la infancia y la adolescencia. De esta manera se convertirán en adultos saludables y felices. 

Para resolver problemas alimenticios debemos tener paciencia y la ayuda de un profesional nos será de gran utilidad.